Con este proyecto, único en Chile, Ronda ayudará a disminuir las barreras psicosociales y mentales que personas con  discapacidad y sus familias pueden presentar, a través de una transformación cultural con respecto a la situación de discapacidad y desde el fomento de la autonomía.

Esta iniciativa promoverá el derecho a la igualdad de las PeSD, así como aumentará sus capacidades para mejorar sus oportunidades de vida y prevenir la realización de conductas que los marginen socialmente.  Esto se llevará a cabo a través de talleres, coaching, apoyos y seguimientos, trabajando un modelo de inclusión en el cual la diversidad sea reconocida como un elemento inherente a la condición humana, en donde existan mecanismos efectivos de participación social.